Se le teme mas a un funcionario de la PNB que a otro delincuente.

“Se portaron como los verdaderos delincuentes. Descarados, ladrones y asesinos. Acabaron con todo en la casa: se robaron dinero en efectivo que mi muchacho reunía para mandar a reparar el carro con el que trabajaba, relojes, jabones, colonias y ropita del bebé, anillos y, por supuesto, la comida”, dijo Gustavo Ávila, padre de la víctima.

0
96

Un efectivo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) actuando como cualquier sicario a sueldo inrumpio en la vivienda y de una patada tumbo la puerta para luego matar de un tiro en el pecho al dueño de la casa para después descaradamente decir que fue “por equivocación” esto sucedio frente a su esposa y sus dos hijos, una adolescente de 13 años de edad y un bebé de 10 días de nacido, dentro de su propia casa.

Un efectivo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) actuando como cualquier sicario

El infortunado fue identificado como Gustavo Alexander Ávila Córdova, de 31 años de edad, quien fue asesinado en su residencia ubicada en el sector Machaca, en el barrio El Carpintero en Petare. Según reseña El Nacional, su familia contó que los funcionarios confesaron luego de matarlo. “Nos equivocamos de casa, ese no era el que estábamos buscando”.

Los policías llegaron al lugar tumbando de una patada la puerta de la residencia a las 6 de la mañana y obligaron a desalojar a cada miembro de la familia antes de matar a Ávila. En el lugar solo quedaron la esposa de la víctima, su hija y su bebé de apenas 10 días de nacida. Le dispararon al pecho y luego habrían disparado al aire para simular enfrentamiento.

Desde las 6:00 am transcurrieron 11 horas, tiempo suficiente para que estos policías escogieran qué llevarse de la casa, sentarse en el comedor para degustar los pasapalos que estaban destinados para celebrar el nacimiento del bebé, masticar chimó y escupirlo en la bañera del niño y limpiar el desastre con las sábanas de la cuna del menor.

“Se portaron como los verdaderos delincuentes. Descarados, ladrones y asesinos. Acabaron con todo en la casa: se robaron dinero en efectivo que mi muchacho reunía para mandar a reparar el carro con el que trabajaba, relojes, jabones, colonias y ropita del bebé, anillos y, por supuesto, la comida”, dijo Gustavo Ávila, padre de la víctima.

via:Noticiasaldiayalahora





Loading...


Comentarios

Comentarios


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here